Arquitecto Sinan

Sinan ibn Adülmennan , fue el más destacado arquitecto otomano, más conocido como el Mimar Sinan (mimar significa arquitecto), nació en torno al año 1490 y murió en 1588. Fue, por lo tanto, contemporáneo de Vignola, Palladio, Miguel Angel o Juan de Herrera. Su calidad e influencia en los arquitectos musulmanes de la época y posteriores es comparable a los citados dentro del ámbito cristiano.

Se sabe que Sinan era de origen armenio o griego y de familia cristiana, aunque después fue convertido al islam y formado al servicio del sultán como jenízaro, cuerpo militar de élite cuyos miembros eran hijos de cristianos procedentes de diversas regiones del inmenso Imperio Turco. En su caso, parece ser que era originario de la Capadocia (región central de Turquía, aunque no se sabe con exactitud ya que los archivos de los jenízaros se perdieron en el siglo XIX debido a un incendio.

Fue en el ejército donde comenzó a demostrar sus aptitudes matemáticas, alcanzando el grado de “zemberkcibasi” (oficial jefe de catapultas, aunque en aquella época ya se trataba de artillería). Este cargo incluía las atribuciones de todos los campos de ia ingeniería militar, construyendo fortalezas, puentes, acueductos, astilleros, murallas y puertas de ciudades a lo largo y ancho del imperio.

El Imperio otomano se encontraba en plena expansión, y Sinan participó en gran cantidad de campañas ofensivas que le permitirían entrar en contacto con muy diversos estilos arquitectónicos. Así podría conocer el gótico europeo (toma de Belgrado en 1521; batalla de Mohács contra los húngaros, 1526; campaña contra Alemania, 1529), el románico y el arte clásico greco-romano (Rodas, 1522; Corfú y sur de Italia, 1537; Moldavia, 1538) y el arte oriental (Persia, 1534), aparte, claro, de conocer bien el arte bizantino desde su infancia.

Tendría en torno a 50 años cuando Solimán el Magnífico le nombra su arquitecto principal. Es entonces, siendo hombre ya maduro, cuando comienza su impresionante carrera arquitectónica. Sinan construyó las principales construcciones turcas de Estambul, incluyendo las monumentales mezquitas de Mihirimah, la del Sehzade Mahomet y la impresionante Suleymaniye Camii, conocida como “Mezquita de Solimán”. Una de sus obras más conocidas es el Puente Mehmed Paša Sokolović en Višegrad (Bosnia-Herzegovina), clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

 Con Sinan, los turcos cuentan con un arte propio, original y sumamente avanzado que influirá sobre todo el mundo islámico. A Sinan se le atribuye una inmensa labor constructiva en su larga vida, siendo probablemente el arquitecto más prolífico de la historia. Se le atribuye el diseño de: 81 mezquitas, 50 oratorios, 62 escuelas, 19 mausuleos, 32 conjuntos palaciales, 24 hospitales, 17 edificios de postas, 6 mercados, 33 baños públicos, 7 acueductos, 8 puentes y 338 edificios no identificados.

Esta entrada fue publicada en Arte. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.